Lunes de cinefórum: La dama del alba – 22 de febrero

Ambientada en la Asturias rural, se centra en las vivencias de una familia desolada por la muerte de Angélica, una de las hijas. La madre no ha podido superar la desaparición de la joven y ello afecta al día a día del resto de los hijos y del Abuelo. Un día aparece por la casa una Peregrina, que cambiara todo. El estreno mundial fue en el Teatro Avenida de Buenos Aires, el 3 de noviembre de 1944, interpretada por Margarita Xirgu, Alberto Closas, Susana Canales y Amelia de la Torre.2 La obra se estrenó en España el 23 de abril de 19623 en el Teatro Bellas Artes de Madrid, con dirección de José Tamayo Rivas, escenografía de Emilio Burgos e interpretación de Antonio Vico, Ana María Noé, Asunción Sancho, Julieta Serrano, Gemma Cuervo.

En el cine se han hecho dos versiones, una en México en 1950 y ésta del notable director catalán Francisco Rovira Beleta (Los Tarantos), en 1965.

Captura de pantalla 2016-02-16 a la(s) 22.01.55
El cineasta catalán Francisco Rovira Beleta rodó esta “La dama del alba” entre “Los tarantos” y “El amor brujo”, ambas nominadas al Oscar, sin conseguirlo, pero que cimentaron el prestigio profesional de este director un tanto atípico, que probablemente vivió en la peor época posible, la España de Franco, para sus evidentes capacidades como realizador. “La dama del alba” no es su mejor película, y seguramente el tiempo la habrá maltratado más de la cuenta, pero de todas formas hay en sus intenciones una inestimable voluntad por hacer un buen trabajo, la ambición de hacer algo grande, aunque después el resultado no acompañara a tan loables propósitos. Rovira Beleta, cuya filmografía está marcada por el tema de la muerte, encontró en la obra teatral de Alejandro Casona de igual título la materia que precisaba para plasmar sus obsesiones al respecto. Se cuenta en ella la historia de una casa solariega en la que la llegada de una mujer va a trastornar la vida de los moradores del lugar. Esa extraña mujer busca segar una vida: es, claro está, la Muerte. Fue este cineasta sin duda un hombre cosmopolita del cine español, cualidad escasamente cultivada en la etapa del franquismo; buscó para esta su película más querida un grupo de actores, españoles y extranjeros, que supieran dar el tono serio, seco y circunspecto a un tema tan trascendente. Utilizó desde los francófonos Julliette Villard y Jean Yonnel, hasta esa institución del cine mexicano que fue Dolores del Río, e incluso la hispanoitaliana Yelena Samarina, una rara presencia de los años sesenta. – Enrique Colmena

 

Pueden consultar la biografía de Francisco Rovira Beleta en el siguiente enlace: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=rovira-beleta-francisco

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.