Lunes de cinefórum: Bahía de Palma – 17 de octubre

Este próximo lunes rendimos un homenaje al primer bikini del cine español, en el 60 aniversario de la creación de esta liberadora pieza de baño femenina

El Bikini fue creado el 1946 por el ingeniero automovilístico francés Louis Reard, si bien existen antecedentes de su uso muy anteriores, a la época romana. No se utiliza nunca en competiciones deportivas, puesto que su diseño hace una fuerte resistencia al agua.

bikini
En España llegó a los años 60 con el inicio del turismo, pero no fue hasta medios de los años 60 que empezó a popularizarse entre las mujeres españolas y con muchos problemas. La película BAHÍA DE PALMA rodada el 1962 fue una de las precursoras en la popularización del bikini, si bien a la película, primero bikini visto a una película española y en los cines de España, lo lució una actriz extranjera, la alemana Elke Sommer. La película fue un reclamo muy eficaz para la promoción de los encantos turísticos de España y en concreto de ses islas. Por esta razón y porque la protagonista era extranjera la censura consintió que trajera bikini, si bien prohibió la imagen al cartel que anunciaba la película. Comprobáis la diferencia con el cartel que lo anunciaba fuera de España y en Latinoamérica y el cambio de título al extranjero. Con todo, Bahía de Palma, fue una de las películas más taquilleras del cine español y fue un elemento liberador.
Dirigía el catalá Juan Bosch, un director todoterreno que dirigió interesantes películas policiacas (A sangre fría, Regresa un desconocido, Los mil ojos del asesino…), melodramas turísticos (Bahía de Palma, El último verano), comedias (La viudita ye-ye, con Mary Santpere, El castigador, con Cassen, Mauricio mi amour, con Alfredo Landa), funcionales westerns (La diligencia de los condenados, La ciudad maldita, Tú fundición será la exacta, amigo…), comedias de ‘destape’ (Se pecado pero me saborea, 40 años sin sexo), películas de terror (Exorcismo) y un musical (Chico, chica boom!)
Atención a la música del maestro Josep Solà (Los Tarantos, El mago de los sueños), que se hizo muy popular.
Entre los actores de reparto podemos encontrar a la también vedette Alicia Tomás, y en el equipo técnico como script a Joaquim Jordà.

Captura de pantalla 2016-10-12 a las 15.08.47
Os hacemos llegar un interesante artículo sobre el rodaje y su impacto, publicado al DIARIO DE MALLORCA:

M. ELENA VALLÉS PALMA 

Bahía de Palma fue vendida en 1962 como la más internacional de las películas producidas en España hasta la fecha. A principios de los sesenta, el entonces ministro de Información y Turismo de España, Manuel Fraga, tuvo la idea de impulsar una serie de cintas de temática playera que vendieran el mayor patrimonio de la costa española; a saber, el sol y la playa. De todo ese corpus fílmico, uno de los títulos que con más fuerza forma parte del imaginario colectivo es Bahía de Palma, cinta que ahora cumple cincuenta años.

Hablar de esta película rodada en la isla supone atender a uno de los mayores óbices a la libertad de expresión y artística: la censura. Sorprendentemente, los examinadores del régimen autorizaron en el metraje de Joan Bosch el primer bikini del cine español, una prenda que hasta hacía pocos años había estado prohibida en las playas españolas bajo amenaza de multa a las mujeres que se atrevieran a gastar el famoso dos piezas.

El Arxiu del So i de la Imatge del Consell de Mallorca guarda una copia del filme en vídeo, además de otra en 35 milímetros restaurada que se reestrenó el 5 de noviembre del año 2000 con la presencia de los actores y el director en el Teatre Principal de Palma. El acto se organizó con motivo de la exposición de un siglo de turismo en Mallorca en el Gran Hotel. En dicho archivo también custodian los diversos afiches de la película: el cartel español, muy recatado, y el mexicano, con todas las bondades de una joven tostándose al sol. También se conservan diversas frases publicitarias y recortes de prensa de la época.

La película se rodó íntegramente en diversos municipios de Mallorca. La actriz alemana Elke Sommer, “muy cotizada por entonces, pues en breve iba a rodar en Hollywood una película con Paul Newman”, asegura su compañero de reparto Arturo Fernández, desafió por primera vez la censura española luciendo un bikini de color negro sobre unas rocas de la costa mallorquina. “El más apasionante escenario del mar latino para la más apasionada historia de amor” era una de las frases que el 4 de diciembre de 1962 podía leerse en el cartel de la sala Astoria, escenario del estreno de Bahía de Palma. Según relataba ayer a este diario Fernández, el bikini fue uno de los ganchos del filme, “uno de los de más éxito que conozco. Recuerdo que estuvo durante tres meses programado en el Palacio de la Prensa de Madrid, en la Gran Vía. No recuerdo una película que estuviera tanto tiempo en cartelera”, comenta. “La gente sacaba entradas el día anterior para tener sitio, y había muchos que repetían”, apunta. Pero el éxito de Bahía de Palma, insiste el actor, “reside en el estupendo guión, como en cualquier otra cinta”. “A partir de lo del bikini en esta película tan exitosa, vino el gran problema porque los productores de cine pensaron que por sacar a una mujer en un dos piezas la gente iba a ir al cine, y no fue así”, reflexiona.

Palma, Santa Ponça, Valldemossa, Formentor y Andratx se convirtieron en plató, algo que propició que la industria del cine aterrizara en Mallorca. El rodaje duró dos meses, intensos, duros, y “divertidos”, evoca Fernández, quien recibió la instrucción de un músico mallorquín para interpretar certeramente su papel de pianista. “Quería que mis manos ilustraran perfectamente sobre el piano lo que estaba sonando”, indica. “Los de figuración se ponían a bailar entre escena y escena cuando Cassen y yo tocábamos”, recuerda.

Amén del bikini de Sommer, uno de los culpables de la buena acogida de Bahía de Palma fue el compositor José Solá, que firmó la banda sonora. La película también obtuvo un gran éxito en Alemania y sirvió de reclamo para que hordas de extranjeros germánicos hicieran las maletas durante sus vacaciones para recalar en Mallorca. Prueba de que no sólo los anuncios de cerveza nos han servido de promoción turística.

Bahi de Palma

Esta entrada también está disponible en: CATALÁN

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.