Lunes de cine: La venenosa – 14 de noviembre

Iniciamos un nuevo ciclo de cine en La Biblio: Rodado en el Poble Sec – figuras del Paral·lel, como su nombre lo indica, está dedicado a películas y documentales rodados a Barcelona, Montjuïc, el Poble Sec.

El día 14 de noviembre recordamos a Raquel Meller con la película La Venenosa. Una producción francesa de 1928, con Raquel Meller de protagonista, interpretando una trapecista que sufre la maldición de dar besos mortales. Fotografías, anécdotas, carteles y espacio sonoro La Violetera.

La Venenosa

Raquel Meller y el Cine

Raquel Meller (Francisca Marqués López) nació en Tarazona (Aragón) en 1888

En 1919 rodó su primera película, Los arlequines de seda y oro (con el título de La gitana blanca en el extranjero). Entre los años 1922 y 1928, rodó en Francia, Les opprimés (1923), Rosa de Flandes, Violetas imperiales (1923), La tierra prometida, Ronda de noche (1924), Carmen (1926), Nocturno (1927) y La venenosa (1928) en Francia, rodó el melodrama circense,. En 1932 rodó una segunda versión de Violetas imperiales para el cine sonoro, y en 1936 comenzó con el rodaje de Lola la de Triana, cuya producción fue interrumpida por la Guerra Civil española.

En los años treinta Raquel residió en Francia, disfrutando de su celebridad. Superó en popularidad e ingresos durante varios años a estrellas como Carlos Gardel y Maurice Chevalier. Su voz, belleza, elegancia, grandes ojos negros y su talento como cupletista le garantizaban el estrellato. Admiradores como la propia Sarah Bernhardt la llamaron «genio». Antes de que ella apareciera en escena, los cuplés se veían como canciones de género ínfimo. Las interpretaciones de Raquel Meller dieron al cuplé un aceptable nivel social.

La Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial provocaron un cambio abrupto en su carrera. En 1937 viajó a Argentina, donde permaneció hasta 1939. Después de la Guerra Civil volvió a Barcelona, logrando de nuevo la popularidad con la obra teatral de José Padilla La Violetera. En Barcelona se casó por segunda vez con el empresario francés Demon Sayac. Aunque nunca se divorciaron, decidieron vivir separados.

Durante los años siguientes, poco a poco, Raquel Meller se quedó sola y medio olvidada en Barcelona. Poco después del estreno de las películas El último cuplé (1957) y La violetera (1958) con Sara Montiel, en donde se cantaron los éxitos de su tiempo de gloria, Raquel trató de recuperar su fama de estrella, pero fracasó, ya que nadie se acordaba de ella. Nunca tuvo hijos propios, pero adoptó a dos.

En 1962, cuando llevaba algún tiempo alejada del espectáculo, sufrió una caída que agravó su enfermedad coronaria. El 26 de julio de 1962 fallecerá en el Hospital de la Cruz Roja de Barcelona acompañada de su hijo y de la presidenta del Hospital, Condesa Pilar de Lacambre, gran amiga de la artista. El entierro, en el Cementerio de Montjuic de Barcelona, fue multitudinario y toda la prensa se hizo eco de la sensible pérdida. (Wikipedia).

Raquel Meller

En 1949 se rodó una versión mexicana de la película.

La venenosa (México)

Esta entrada también está disponible en: CATALÁN

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.