Eexposició ‘Un cordobés en Barcelona’ – Del 5 d’octubre al 30 de novembre

Tenim el plaer de convidar-vos a l’exposició de cartells de l’il·lustrador mexicà Celso Arrieta. L’artista va estar de gira a Espanya realitzant diverses exposicions i ens va fer una visita per a la inauguració d‘Un cordobés en Barcelona’.

Celso Arrieta és llicenciat de la Facultat d’Arts Plàstiques de la Universitat Veracruzana i actualment combina el seu treball de dissenyador i il·lustrador en el seu taller Artesans Gràfics amb la docència en la Facultat d’Arts de la UV.

 

Curriculum Celso Arrieta 2015 01

Per conèixer més del treball realitzat per Celso Arrieta podeu consultar els següents enllaços:

Entrevista LATAM_D

Bienal Internacional de Cartel en México

Celso Arrieta, obra personal

Carteles Celso

Celso Arrieta, invitado especial del Festival de la Imagen

Arrieta: cien carteles de un gallo

 

celso

La muestra de carteles “Un cordobés en Barcelona” es un breve recorrido y testimonio de mi oficio gráfico al hacer cartel. He seleccionado 15 piezas que sean representativas a mi parecer de la transición de tiempos que como diseñador me ha tocado vivir. Desde el hacerme impresor de serigrafía para que mis imágenes pudieran tener una dimensión propicia para ser llamadas cartel, con formatos que iban del 70 x 45 cm al de 60 x 90 cm que fue con el cual me enamore de esta bella manifestación gráfica. Me han influenciado artistas como Jules Cheret, pintor, litógrafo y padre del cartel moderno por el año de 1967, Toulouse Lautrec que mezclaba su vida y su oficio de una manera muy exquisita a mi punto de vista, Alphonse Mucha, Ernesto García “El Chango” Cabral, Germán Montalvo, o épocas como el Art Nouveau, el cartel polaco con Istvan Orosz, la escuela cubana de diseño con mi estimado maestro Ñico y que al conocer en Coatepec a un compañero de la Facultad de Artes Plásticas que realizaba la impresión de los carteles de Ñico, me fortalece la intención de producir mis propias imágenes.

Por el año de 1995 aproximadamente, monté un taller de serigrafía llamado Artesanos Gráficos Mexicanos, para poder tener una ventaja competitiva en el mercado xalapeño, además de diseñar podía entregar el trabajo final impreso. Esto me abrió la posibilidad de obtener encargos en el ámbito cultural, el cual, era el que despertaba mi interés. Realicé carteles para el INSTITUTO Veracruzano de Cultura IVEC con sus Festivales como el Afrocaribeño, El Festival del Son Montuno, para el Ágora de la Ciudad y su reinauguración, el DIF Estatal Veracruz y sus eventos de Adultos Mayores, para el Instituto de Danza Nandehui con sus Festivales de Verano y Fin de año; también para la Universidad Veracruzana con los Festivales de Junio Musical en siete Ediciones.

En esta exposición deseo mostrar los dos tiempos en que me han tocado diseñar, el primero en dónde se ponderaban las habilidades y técnicas de representación artesanales, dibujar pensando en la reproducción serigráfica, sabiendo que cada color era un pase de tinta. Y el segundo tiempo, el contemporáneo, en el que al diseñar, ya no me preocupo por el número de tintas y gradaciones de color que quiera aplicar a mis imágenes, siendo que las formas de reproducción han avanzado muchísimo y su costo se ha vuelto accesible. Incluso puedo recurrir a la fotocomposición que antes pensar en lo que se llamaba selección a color era muy costoso. La paradoja es que ahora realizar tirajes de cartel en serigrafía sale más costoso que un tiraje de offset.

También me interesa mostrar aunque sea una pequeña parte del cartel que yo mismo me encargo, el cual tiene la característica de atender las necesidades creativas que me van naciendo y las cuales deseo atender cotidianamente, este tipo de cartel “personal” me lo voy encontrando muchas veces soñando en noches que me urge despertar para comenzar a retrasarlo y verlo en el tiempo y espacio diurno o despierto. En otras ocasiones me lo encuentro cuando salto de una idea a otra puesto que yo imagino formas y colores que se agrupan y componen ciertas cosas que casi siempre tienen que ver conmigo, lo que he vivido o lo que aún no alcanzo a discernir que viene después. Manchas en la pared, sombras de sol que delatan presencias propias y extrañas, rugosidades incomprendidas que tienen algo que decir, son ciertas cosas que me alimentan por fuera lo que proceso en mi interior. Incluso alguna canción, una frase, puede desencadenar esta apertura a diálogos creativos. Como por ejemplo una canción de Joaquín Sabina que dice …donde habita el olvido. Me puso a indagar la respuesta que yo o mi entendimiento daría a esa pregunta si lo fuera. Y comencé a registrar algunas fotografías que sencillamente delataban esos espacios que la fuerza del tiempo, la pereza, el desinterés, la muerte de alguien, el abandono o la voluntad de olvidar, daban paso a esa presencia que representa el olvido. Son tantas cosas con las que puede convivir un indagador visual que de repente me siento abrumado y sin tiempo, pero sigo rescatando una excusa para dibujar, garabatear, diseñar y hacer un nuevo cartel.

He tenido la fortuna de que mis carteles viajeros, recorriesen grandes distancias a las cuales yo personalmente no he podido seguirles el paso, es una de las razones por las que esta exposición en La BiblioMusiCineteca me llena de enorme alegría pues por fin puedo acompañar a mis carteles a tierras lejanas, como se dice por acá, ¡brincar el charco! Y respirar juntos, su presencia detenida en los ojos de personas que quizá no los hubiesen visto jamás. El estar allí, presenciando la reunión del cartel y el observador, simplemente es algo que no dejo de agradecer cuando se da la oportunidad. ¡Gracias Sonia y Barcelona!

Celso Arrieta

Esta entrada también está disponible en: CASTELLÀ

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.